Buscar
  • ginavela

Rompe con la rutina e inyecta emoción a tu vida Guía paso a paso



El sinsabor en los labios que me generaba la rutina, era para mí un mal silencioso que se infiltraba en mi cuerpo peor que la humedad, que de pronto me hacía amanecer con tortícolis y músculos atrofiados sin tener ni idea porqué.


Al principio ni siquiera notas que tu vida está perdiendo color, pero cuando menos te imaginas, un día levantas la cabeza y te das cuenta de que estás atorada en un pantano gris.

En este momento, la única solución, parece ser venderlo todo y comprar un vuelo sin retorno a Hawai, o pintar tu cabello de rojo, cuando buscas una salida más fácil.


Soy exploradora dentro de los arquetipos de Carl Jung, y créeme, apreté el botón de "reset" varias veces, sólo por salir de la repetición y la rutina. Las consideraba una maldición y huía de ellas. Tanto, que pasé algunos años intentando cambiar todo lo que podía a mi alrededor.

Pero, la vida da vueltas y nos va enseñando tantas cosas! y en todo mi proceso llegué a una conclusión:

las rutinas también ayudan y mucho! Pueden ser muy útiles, sobre todo cuando tienes sueños y quieres crear una vida que se ajuste más a todo eso que tanto anhelas.

¡Por qué las rutinas no son tan malas como al principio parecen!

Dejé de trabajar para terceros para poder estar cerca de mis hijas, amé volver al hogar y estar presente para ellas en todo momento, odiaba los horarios de 8 a 6 pm, de lunes a sábado, incluso a veces domingo.

Hasta que decidí iniciar mi emprendimiento y trabajar de manera independiente y una de las razones por las que elegí este camino fue precisamente para escapar de las terribles rutinas.

Al inicio sin jefe, y sin la necesidad de seguir órdenes, hicieron que mis días se volvieran un caos total. Despertaba sin alarma, tomaba las mañanas libres para desayunar con amigas, tardes de ocio, y noches largas de cháchara y juegos de mesa con los vecinos. (algo que no dejaré de hacer jamás)

Claro, la libertad de usar el tiempo como te da la gana, maravilloso! pero al no tener una estructura, me hacía procrastinar las actividades importantes, las que generan dinero.

Otras veces, me iba al otro extremo y me volvía antisocial. Contraté una coach para que me ayudara a conseguir un poco de orden. Lo primero que sugirió es que diseñara un horario de actividades que se ajusten a mi estilo de vida, sacrificando algunos "excesos" pero implantando rutinas que me permitan ir obteniendo resultados. Al principio me resistí, pero estaba claro que era urgentemente necesario!


Beneficios de tener una rutina

Poco a poco me fui dando cuenta, al poner en práctica esta disciplina, de que la estructura más que ser un límite, es algo que te da libertad.

  • Te pone en control del timón y evita que te dejes llevar por las necesidades de otros sólo porque así se dio el día.

  • Asegura que vas a aprovechar cada segundo y que puedas cumplir con todos los tipos de actividades: las que necesitas hacer como tareas impostergables (trabajar en tu emprendimiento, cocinar o llevar el carro al taller) y las que disfrutas hacer (como ir a comer ese postre delicioso a tu lugar favorito).

  • Asegura que cumplirás con lo importante y esto te genera tranquilidad mental y avance con tus objetivos.

Actualmente, estas son algunas cosas que tengo en mi horario y que voy ajustando a mis objetivos:

·Despertarme más temprano que lo habitual y hacer algo de ejercicio.

·Hacer una pausa a las 10 am para dedicarle tiempo a las clases on-line de mi pequeña.

·Ir a comer postres con las amigas

·Nadar en la piscina del vecino los días de calor. (amo a mi vecino)

·Hacer una excursión los fines de semana, en familia.

Podría decirse que son parte de mi rutina porque las hago de manera regular, pero nunca más las sentí aburridas. De hecho hacen mi día más feliz. Además, sé que al cumplir con ellas estoy desarrollando mi creatividad, avanzando con mis objetivos y dedicando tiempo a las personas que quiero.


¿Entonces, cuál podría ser la verdadera razón de mi aburrimiento?

Cuando pasan los años puedes mirar tu vida como una acumulación de momentos que te marcaron y si te enfocas en hacer de ellos momentos que valgan la pena, tu vida se hace emocionante.

Si te sientes aburrida puede ser porque sólo estás cumpliendo con las rutinas súper básicas y no estás usando tu creatividad para el disfrute.

Piensa en esa actitud que tuviste cuando eras pequeña o cómo estas cuando visitas un lugar por primera vez, todo es nuevo e interesante. Te das tiempo de saborear el "croissant" con chocolate en la panadería más maravillosa del barrio como si nunca lo hubieses hecho en tu vida. Descubres que puedes primero tocar con las manos, luego gatear y después correr y empiezas a explorar todos los espacios que alcanzas, estás abierta a nuevas actividades que te harán a pasar un buen momento.



Tu enfoque está en disfrutar al máximo cada momento y no sólo aprovechas las oportunidades que encuentras, sino más bien, las buscas.

Cuando te encuentras como atrapada en esa rutina que te frustra, regresas a casa y pierdes la sensación de novedad, te conformas e ignoras al mundo de las infinitas posibilidades sobre el que sólo tú tienes el poder

Sabes que todo a lo que te resistes, persiste, y si mantienes esa energía de hacer lo justo e irla pasando más o menos , tu vida se convierte en un pantano de gris.

Busca tu arco iris dentro del pantano e inyecta emoción a tu vida


1) Haz algo completamente distinto a lo que siempre haces. Ten un “artist date” contigo mismo.

El primer paso para solucionar el aburrimiento consiste simplemente en hacer una pausa y hacer algo distinto. Tómate una tarde libre, ve a un parque o un café que nunca hayas visitado, acércate al mar, (el cambio de aires te ayudará). Mejor si encuentras un happy hour disponible cerca J

Ten contigo un cuaderno y escribe nuevas actividades que puedas disfrutar.


2) Identifica el patrón que estás repitiendo

Bien dicen, lo importante no son las cosas que te suceden, sino como te cuentas a ti mismo todo aquello que te acontece. Sea cual sea el suceso que te esté ocurriendo, todo va a depender de la lupa con la que lo mires, y además de esto, como tu tomes este hecho.

Si sucede algo importante que te pueda generar stress o incomodidad, o si te sientes en un castillo sin salida, tal vez puede ser tu propia percepción de las experiencias que vas teniendo.

El aburrimiento que sientes puede que no venga de la rutina en sí, más bien puede que venga de tu cabeza y después se refleje en la experiencia que estás teniendo. Si quieres cambiar tu experiencia lo primero que necesitas hacer es identificar el patrón que te mantiene atorada.

Analiza tus emociones:

a) Anota las situaciones que te inquietan y lo que sientes

Piensa en situaciones que te agobian y que no has podido solucionar. Estas situaciones representan las áreas donde te estás conformando.

b) Subraya el de mayor prioridad

Ordenalas por prioridad para enfocarte primero sólo en la situación de mayor prioridad. Cuando la hayas mejorado, puedes ir con la siguiente.

c) Contesta las siguientes preguntas

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a diseñar un plan para salir de la rutina, de una buena vez!

1. Describe la situación actual (con positivos y negativos)

2. ¿De qué manera contribuyes a que esta situación continúe?

3. ¿Cómo es la nueva situación o experiencia que te gustaría tener?

4. ¿Qué necesitas hacer pero estás evitando?


3) Tener nuevos retos rompe con la rutina

La clave para tener una vida que te emocione es tener retos y mantenerte en crecimiento. Tomar clases de surf y sentir el mar en tu cuerpo cada día, o inscribirte en clases de cocina y crear tu propio canal de súper cheff vegana, escalar una montaña por primera vez, hacer kayak por el río, comprarte un tambor y hacer resonar todo el barrio o armarte de valor y pedir un aumento de sueldo.

Piensa en algunos desafíos o actividades divertidas que puedes realizar de manera constante y que ayudarán a solucionar la situación agobiante.


4) Diseña una vida emocionante

Decide cuándo y con qué frecuencia harás tus nuevas actividades. Es importante que seas consistente, de lo contrario te vas a emocionar un día, pero al siguiente tu vida seguirá siendo igual de gris.

Lo más sencillo es ponerles un horario, por ejemplo: Lunes y Miércoles de 7 a 10. Al principio puede ser incómodo o tal vez complicado cumplir con él, pero de una cosa puedes estar segura: tu vida dejará de ser rutinaria.


Actividades para salir de la rutina diaria y disfrutar más

Inicia tu propio negocio: Si quieres una vida donde el aprendizaje, la emoción, la incertidumbre y los retos sean el pan de cada día, esto es para ti.

Toma un curso de ventas: Aprender a vender es una habilidad básica cuando tienes un negocio. Además, te obligará a enfrentar tus inseguridades y a salir de la zona de confort.

Abre un blog: Sólo recomiendo esto si te gusta pasar mucho tiempo escribiendo y en la computadora.

Ofrece tus habilidades como Freelance: Es una manera rápida de empezar tu camino como independiente.

Convive más con tus amigos: Reconecta con las personas que quieres siempre es divertido.

Amplia tu círculo social: Si tu problema es que estás aburrida de ver a la misma gente y escuchar las mismas historias de siempre, busca dónde conocer a nuevas personas.

Descarga una app de citas: y porqué no?

Busca lugares nuevos que visitar: Amplía tus horizontes y explora algo diferente. Visita un parque que todavía no conoces o piensa en mini excursiones que puedes hacer los fines de semana.

Redecora tu casa: Rediseña tu habitación, acomoda la sala de una nueva manera o pinta las paredes de un color que normalmente no escogerías

Ve a la naturaleza: Busca un lugar que esté a 30-40 minutos y planea una escapada para el fin de semana.

Duerme más: Tal vez ni siquiera estás aburrida, lo único que necesitas es dormir.

Delega y/o pide ayuda: Si tienes demasiadas tareas y no sabes cómo deshacerte de ellas, empieza a pedir ayuda.

Planea tus próximas vacaciones

Mantén tus rutinas de comida / sueño / descanso / trabajo estables y constantes: Al ocuparte de estas áreas básicas tendrás más energía para dedicar a otras cosas.

Inscríbete a clases: Hacer ejercicio en grupo es más divertido que hacerlo sola. Busca clases de Pilates, Zumba, Crossfit, Yoga o algo que te llame la atención y pruébalo por un mes. Otra opción es que te inscribas a un gimnasio donde haya de todo para que puedas variar.

Desempolva los patines y la bicicleta

Contrata un entrenador personal: Si ya haces ejercicio de manera regular, contrata un entrenador personal para llevar tus habilidades al siguiente nivel.

Canta en karaoke: me fascina hacerlo, pero en casa, los otros no lo disfrutan tanto como yo.

Crea un jardín en tu casa: Si no cuentas con un espacio para ello, busca una esquina solitaria y adórnala con algunas macetas.

Haz algo creativo: Aprende a tocar un instrumento, a pintar con acuarelas.

Limpia tu closet / cajón / baño: La limpieza física es un buen catalizador para la renovación. Cuando te sientas especialmente agobiada, escoge un cajón o un estante y ponle orden. Saca lo viejo y crea espacio para lo que está por llegar.

Cocina algo nuevo: Prueba con olores, colores, sabores y técnicas que nunca antes hayas usado.

Experimenta con una dieta Vegana, una dieta detox o quita el azúcar por 10 días.

Cambia de look

Libérate la tecnología




Una vez que tengas tu plan para salir de la rutina, cuéntame

#quehacercuandonosequehacer #creatvidad #pruebaalgonuevo



23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo