Buscar
  • ginavela

CAMBIA TU MENTALIDAD: de Víctima a Responsable

Actualizado: oct 18

Recuerdo tiempos de estancamiento vital en mi vida y aunque con un entorno saludable desde el cual podía desarrollarme, yo me sentía igualmente vacía, sin un punto de partida siquiera del cual poder arrancar.


Recuerdo esos momentos, como fugaces ahora, pero mientras los vivía eran eternos. Diferentes épocas de mi vida, en donde, por una u otra razón, encontraba siempre un motivo, por el cual estar “insatisfecha, vacía, bloqueada, saturada, harta, enfadada, frustrada, etc”, y por supuesto siempre, era por un motivo externo a mí, ¡obvio!


Todo este tiempo que llevé así, totalmente inestable, dependiente de lo que sucedía a mí alrededor, era infeliz, y además siempre por una razón externa que yo no podía modificar.




Sabía que quería seguir desarrollándome profesionalmente, pero sentía que "no tenía el tiempo suficiente" para dedicarme a esto, sino era "por la crianza", era por las "tareas del hogar", sino porque "mi esposo estaba fuera todo el día trabajando", o porque "no tenía el dinero suficiente" para formarme, o simplemente porque "no tenía la energía suficiente" para eso … y en mi diálogo interno, hasta llegué a pensar, en algún momento, que "tampoco tenía la capacidad" … es más, tenía instantes en los que tampoco sabía cómo quería seguir desarrollándome, tampoco podía siquiera dilucidar a qué me quería dedicar desde el alma.

Y a pesar de llevar un buen tiempo en mi búsqueda interior, que casi me resultaba infinita y etérea por estar en un bucle sin salida, no fue hasta que encontré esta relación mágica de víctima a responsable, que pude cambiar el “switch” dentro de mi cabeza.




Y aquí profundizamos en el ser humano, porque estos sentimientos acompañados de la victimización de los hechos, nos pasa a todos, es algo que hemos aprendido desde pequeños, son actitudes adoptadas.

Es imprescindible enseñar a los niños a tomar la responsabilidad de sus acciones y asumir las consecuencias, sean buenas, regulares o malas, sin miedo. Con una oportuna explicación, los niños pueden adaptar a sus vidas de manera responsable, este discurso, el cual los llevará a estar conscientes de su poder de elección y de asumir los resultados de sus hechos.

El ser humano se pasa la vida justificando y buscando culpables para no tomar en sus manos la responsabilidad de lo que ocurre a su alrededor, y estamos continuamente victimizándonos, y así dejamos nuestro destino en “manos de otros”, entrando en ese círculo vicioso de postergación para no cumplir con nuestros compromisos de manera progresiva, utilizando el victimismo y la justificación para tapar nuestras fallas.


Y lo más importante, todo aquello que dejamos pasar por alto, a la larga, en vez de coger el toro por las astas, nos lleva a pagar un precio muy alto: una actitud de víctima que se instala cada vez más en nuestra vida, perdiendo completamente nuestro propio poder ante nuestro mejor futuro.


Este papel de víctima de las circunstancias minimiza la posibilidad de realizar cambios necesarios y urgentes en nuestra mentalidad, lo cual te mantiene en ese bucle de estancamiento vital. 

Una actitud responsable frente a las situaciones de nuestra vida, te da el poder de accionar de forma favorable hacia tu mejor destino.


El papel de responsable nos pone como centro de suceso, el protagonista de la historia, en el cual, sea lo que sea que suceda, la persona toma responsabilidad de sus actos, y puede cambiar los resultados, te vuelves consciente de que lo que sucede.


En mi caso, no fue hasta que me di cuenta, que sí podía cambiar mi estado de “madre abnegada” que sí podía superar mis obstáculos para llegar a un buen resultado, desde abrir mi visión a un horizonte de posibilidades, en el cual todas las opciones me permitían desarrollarme con acciones en mi vida diaria hacia la ejecución de mi propósito de vida.


Y no fue hasta dejar de lado el papel de víctima, en el cuál todo lo que pasaba a mi alrededor me imposibilitaba cumplir con mis sueños… y no fue hasta ser consciente en que posición estaba y esto como me influenciaba, que no pude cambiar el papel de víctima a responsable de mis propias elecciones, con las cuales podía pisar tierra firme e ir hacia lo que quería. Recuperando mi poder de lograr lo que anhelaba, y tomar acción.


Tú labras tu propio destino y eres capaz de generar situaciones que te llevan a la felicidad y bienestar.

De manera práctica, te propongo tres formas, que me ayudaron a mí a cambiar el switch:

1. Sé consciente de los sucesos que te ocurren, ¿cómo los explicas?, sobre todo cuando fallas, enfócalo en ti como centro o punto de partida. Siendo al mismo tiempo, amable pero muy observador.

2. Acepta tus errores y la postergación de acciones. Al aceptarlos se pueden corregir y tomar acción para progresar. Visiónalos sin miedo, mientras no empieces con este punto, no podrás dar el siguiente paso. Hacerlo te libera y te permite ir al siguiente nivel. No te cierres, da este salto, es vital.

3. Se consciente que no puedes controlarlo todo, sólo eres dueña tus propios actos, y de esto dependerá tu progreso.

Tu decides cómo vivir, en una actitud de víctima, excusándote constantemente, o escuchándo tu voz interior y poniéndote en acción, creando tu destino.


#devíctimaaresponsable, #cambiatumentalidad, #estancamientovital #ponteenacción

50 vistas